viernes, 19 de agosto de 2011


Titulo: La Ella, Ella la.
Por: Jesus Ernesto Garcia Hernandez (Dragon Negro)


Esquiva, polimórfica y polifacética; mi amante de todos los hombres fiera; mi amante de lenguas; mi amante versada en conversaciones dialécticas; mi polifónica amante de goces dialógicos; mi amante de voraces voces desviviéndose al devorarse.

   Verbal puta, lingüística hetaira, panteísta concubina, novia de letras, quien se acuesta y retoza en las pupilas de Quién. Sin desdeñar géneros ni años, sólo busca ser aprehendida del pecho, aprendida de la vulva y a borbotones bebida. Busca ser saciedad del conocernos, de con palabras tocarnos, de con amor plural hacernos. Acariciándonos con reflejos imposibles, marcados tiempos de memorias con tiento: vientre ginocrónico, geminación androtémpica.

   Perséfone lasciva y melancólica, Isis vanidosa y egocéntrica, Morrigan insaciable e irascible, Ixchel fastuosa y solemne, Freya fuerte y bélica, Khali sabia y sádica, María Magdalena soberbia y sutil, Astarté poderosa y silente, Syn voluptuosa y caprichosa, Ataegina solitaria y bella, Shub-Niggurath fantástica y fértil; Dragón de imperecedera flama, Ouroboros de tinta, Hidra a la que arrancamos una hoja con los ojos y le surgen tres mil; voraz vampiresa de sangre y vida, bruja artífice de conjuros lingüísticos, banshee que vocifera el instante de nuestra muerte, súcubo salvaje al que ofrendamos cada orgasmo intelectual, harpía que nos arranca las extremidades y nos deja solamente la mente para seducir el juego de la imaginería, sirena que argonautas nos pierde con la tesitura de sus cantos y nos vuelve locos en el laberíntico océano de sus letras…


                                        el blanco  
                  Hacia
                                                            Hades:
                                                                          quimera
                                           en el                                    creada
                               lacónico          crótalo de coces              en el

                          y cónico                        del cúmulo                 canvas

                    canónico                         que conocemos                concéntrico

                        del cancerbero              como cosas:                       cubista y

                                   el cráneo              papel abismo…             canino
                                               cayendo por                       con  sus
                                                                  carnestolendas


   Tu voz que escucho en la distancia, que me atrapa en Capricornio desvelado, que me regala un sabor de invierno en la frontera alisada de espejos.

   Alumbras la nota material con un repiqueteo de hojas y dardos acuosos y gotas filosas y tormentas precoces particularmente universales llevándome a donde muero de tanto vivir entregado a tu página sensación extranjera tan mía más que yo mismo…

   Y te escribo con tus propias manos te lamo mientras dejo que te lama te acaricio con los dedos de tu alma te hago la ofrenda con tu propia sangre y te doy la vida, que sólo tú me has dado.

1 comentario:

  1. now you know that im pleased to read you :)

    ResponderEliminar